¿Para qué crear un blog?

¿Al menos vale la pena?

Pues aquí estoy, con mi flamante blog nuevo, debo confesar que ha sido bastante complejo el prepararlo y ponerlo en línea; primero tuve que pensar en un nombre adecuado que reflejara la intención y objetivo del blog; además tuve que comprar un nombre de dominio y pagar por web-hosting; tuve que aprender cómo opera WordPress y después tuve que aprender a ajustar este software para poder desplegar SVG’s y usar librerías externas de JavaScript; por supuesto, tuve que pensar en temas interesantes para de hecho crear contenido que fuera atractivo para alguien; entonces tuve que hacer todo bilingüe porque un blog bilingüe era algo importante para mi… ¡Vaya!, parece abrumador, ¿verdad?, bueno, ¡Ni siquiera he listado la mitad del cúmulo de pequeños detalles con los que tuve que lidiar!

Con todo el trabajo que un blog implica sería justo preguntarse: ¿Realmente vale la pena?, especialmente considerando todas las tareas y responsabilidades del día a día. Pienso que sí vale la pena, permíteme ilustrar por qué.

Ganando credibilidad

En un campo del conocimiento emergente como lo es la Ciencia de Datos, es muy difícil determinar quién verdaderamente poseé las habilidades y conocimientos que le permitirán a una compañía dar un salto en la dirección correcta; y quien es un fraude. Actualmente las personas que forman las filas de los Científicos de Datos vienen de profesiones tan diversas como: Estadística, Ciencias de la Computación, Informática, Ingeniería en Sistemas, y demás profesiones por el estilo. En un campo que aún está tomando forma es vital tener lo que llamaré guarda-faros, esto es, gente que ha dedicado toda su vida al desarrollo de su campo profesional; expertos con décadas de experiencia acumulada; gente a la que podemos voltear en búsqueda de consejo, guía y conocimiento. Precisamente un blog puede hacer las veces de un faro que facilita el reconocer y encontrar a éste tipo de personas.

Lo anterior también es cierto para gente como yo (y tal vez tú), quiero decir, personas con la pasión y el empeño; quienes, a través del tiempo nos hemos abocado al arduo estudio y hemos adquirido valiosa experiencia y habilidades listas para ser aprovechadas; desafortunadamente muchas veces no contamos con credenciales que respalden nuestras habilidades en el campo en el que deseamos incursionar; poniéndome como ejemplo debo confesar que mi carrera en Química no me ayuda mucho para demostrar mis capacidades en el análisis de datos o el desarrollar visualizaciones efectivas. Para momentos como éstos un blog es una manera excelente de dar a conocer tu trabajo.

Mostrando tus habilidades

Todos hemos visto descripciones de trabajo en las que los requisitos pueden llegar a ser verdaderamente incoherentes, ¿no es cierto?; compañías solicitando expertos en 10 tecnologías diferentes y con una experiencia de 10 años en cada una de ellas, eso sin mencionar 2 licenciaturas y 3 doctorados. Cuando veo este tipo de descripciones laborales no percibo a una compañía con altos estándares y de alta especialización, lo que veo es una compañía totalmente perdida. Saben las actividades que desearían que el potencial trabajador realizara, sin embargo no tienen idea de cómo encontrar a la persona con el perfil correcto para el trabajo.

Permíteme compartir contigo un poco de sabiduría que inicialmente escuché de Kirill Eremenko, un Científico de Datos al que tengo en gran estima: Las compañías NO tienen la responsabilidad de descubrir que tú eres la persona correcta para el trabajo; es TU responsabilidad el permitirles saber que eres el candidato ideal. Un blog es perfecto para demostrar (presumir) todos tus súper-poderes, así como dejar en claro lo valioso de tu trabajo y todo lo que puedes aportar a una organización.

Aprender

Una de las mejores maneras para realmente dominar algún tema es tratar de explicárselo a alguien más. Los procesos mentales necesarios para destilar, organizar, presentar y explicar el conocimiento que estás tratando de adquirir, realmente te obligan a alcanzar un entendimiento verdaderamente profundo de lo que estás estudiando. ¡Los mejores estudiantes son también grandes profesores! Un blog es una plataforma excelente para compartir tu sabiduría, sin la necesidad de encontrar una audiencia.

Generando ganancias extra

Si bien no es mi objetivo principal, sé de casos en los que personas muy talentosas son capaces de vivir de su blog; así es, ¡puedes obtener dinero con tu blog! desde luego primero necesitarías un sitio con mucho tráfico antes de siquiera considerar el hacerlo tu sola fuente de ingresos; sin embargo, no necesitamos ser tan drásticos y algo de ganancia extra suena bastante atractivo, ¿verdad?

¿De dónde vino la idea de crear un blog?

Me encantaría decir que toda esta idea de crear un blog fue el resultado de una epifanía de mi mente superior, o que fue el resultado de inspiración divina, pero la realidad es que vino de John Sonmez; y, ¿quién es este caballero? podrías estarte preguntando; pues bien, es el creador de la marca Simple Programmer , la cual tiene como propósito ayudar a los programadores a desarrollar sus carreras, dándoles consejos y recursos simples y prácticos; de hecho, he tomado prestadas éstas ideas de simplicidad y pragmatismo para Hark! The Data.

Lo que me gusta de la marca de John es que, si bien claramente está tratando de venderte productos y servicios, también ofrece una gran cantidad de recursos de manera gratuita, uno de esos recursos es un curso por e-mail acerca de blogs. Este curso de verdad me proveyó con valor, así que si estás interesado en tomarlo aquí te dejo un link que puede ser de utilidad:

Si bien este curso está dirigido a una audiencia de programadores, me parece que los consejos se pueden retomar por cualquier persona interesada.

Con este post he finalizado mi última tarea del curso de John, la cual consistía en dar a conocer el curso, si es que habíamos obtenido algún valor del mismo; ciertamente fue el caso conmigo y ¡espero que tú también obtengas algo valioso de él!